Home / Gervasio Diaz Castelli / La voluntad del corredor

La voluntad del corredor

Gervasio Diaz CastelliCada mañana, al encontrarme bien temprano con mis compañeros del grupo de corredores, pienso lo mismo ¿qué es lo que nos moviliza a estar acá? Bueno, está lo obvio: a muchos de los que estamos allí nos apasiona correr. Esa acción mecánica nos da placer, ese desplazarse en el espacio y el tiempo, hacia adelante, charlando o en silencio…en la naturaleza: disfrutamos de de ese estado de serenidad psicofísico que nos queda al terminar. Gozamos de eso, arrancamos o terminamos el día diferente cuando corremos. Ahora bien: el asunto es que suena el despertador a las 6.30 am y nos levantamos, desayunamos y nos trasladamos hasta el punto de encuentro. O al terminar el día de trabajo, cansados, llegamos a casa -quedarnos en la calidez del hogar es tentador – si embargo tiramos todo por ahí, agarramos las zapatillas y… ¡a correr!

La voluntad tiene algo de misterio, digo: en principio uno va y hace cosas desde ella, se posea mucha o poca. Como algo general, podemos decir que se trata un estado mental y actitudinal, que es consciente y que, en definitiva, nos sirve para decidir y ordenar un poco la vida. No hablo aquí de las cosas que hacemos porque es nuestra responsabilidad. Eso es más simple y fácil de entender: nos tenemos que despertar o hacer lo que sea porque la realidad nos obliga; tenemos horarios y sanciones de diferentes tipos si no los respetamos. Pero supongamos que somos independientes, nos espera alguien, tenemos asuntos que atender; o suena el despertador y arrancamos porque tenemos que llevar al niño a la escuela, o darle la teta o hacer lo que sea. Digo: hay una dimensión de la voluntad que tiene que ver con las responsabilidades. La otra es la voluntad es la asociada a sostener aquellas cosas que nos apasionan, esa es la difícil de llevar, la que tiene que ver con el deseo. Una persona puede ser súper responsable y voluntariosa para sostener el mundo del trabajo, el universo familiar…pero nada de esa voluntad aparece en casos en donde se pone en juego hacer algo que le gusta: ahí, la voluntad…no aparece ¿qué paradoja no? Lo que pasa es que mucha gente es voluntariosa y “hace” cuando esas cosas están determinadas por normas, llegar puntual al trabajo es una norma, si no la cumplo, tengo problemas. De hecho los “normopatas” existen, gente súper adaptada al mundo…a la norma, cumplidores con todo, pero incapaces de sostener o realizar cosas para sí, para alguna pasión o disfrute.

Sostener, desde la voluntad, esta actividad que es el Running, no es nada fácil. Se entrena varias veces por semana, hay que ir a lugares de aire libre que, en general, están lejos de casa. Es a la intemperie, con la complejidad que eso implica: lluvias, calor, viento y fríos extremos…no es fácil es asunto. Lo que uno nota es que cuando una persona logra sostener una actividad como esta, aumenta la capacidad “volitiva” en otras áreas de la vida. Es decir: el correr, sostener con voluntad y actitud el correr, nos mejora y nos enseña a ser mas voluntariosos en otras cosas. Si uno se mejora y se hace fuerte en un área de la vida, esa área “contagia” a otras. Por eso, en general, los corredores son gente muy voluntariosa y con una buena actitud en diferentes asuntos. No hace milagros claro, pero mejora lo actitudinal, por eso es tan recomendable para casi todo. Ni hablar en mi trabajo. Muchas veces y en casos particulares, recomiendo esta actividad deportiva, ayuda, mucho, gratifica. Por supuesto que mucha gente se obsesiona a veces con la actividad, y eso ya no tiene que ver con la voluntad, este asunto da para otro escrito, luego se los mando.

Facebook: Gervasio Diaz Castelli
Psicólogo MatrÍcula: 37715

 

 

Sobre Guía KMZero

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

*