Home / Nutrición y salud / El smog y el running…datos a tener en cuenta

El smog y el running…datos a tener en cuenta

Según los niveles de contaminación atmosférica, se recomienda correr en ciertos horarios y lugares o realizar actividades indoor, privilegiando más la intensidad que el volumen.

¿Qué produce en nuestro organismo correr en un entorno con mala calidad del aire? A nivel internacional, la comunidad científica coincide en que ejercitarse bajo esta condición no solo puede disminuir el rendimiento, son que hace más vulnerable al runner a los contaminantes presentes en la atmósfera. Por ejemplo, el monóxido de carbono (CO) entra rápidamente a la sangre y ocupa el lugar del oxígeno en la molécula de hemoglobina, disminuyendo la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos. A su vez, el ozono que aparece en la atmósfera puede llegar a irritar los ojos, provocar falta de aliento, tos, náuseas y rigidez en el pecho, afectando el entrenamiento. Y el dióxido de azufre es un irritante del conducto respiratorio superior y de los bronquios.

Un profesional de la salud conocedor de este tema en Chile es Luis Maya, médico internista de Clínica MEDS y de la selección chilena de fútbol, quien expone que cuando la calidad el aire es mala, “significa que existe una alta concentración de contaminantes atmosféricos, principalmente monóxido de carbono, partículas en suspensión, plomo, hidrocarburos y dióxido de carbono. Cada uno de ellos, de distinta forma, provoca problemas de salud a la población en general y particularmente a la que realiza actividad física, dado que ésta aumenta los volúmenes de aire inhalados y además se salta un importante filtro como es la nariz”.

Contextualizando, explica que dentro del smog existe la llamada fracción respirable, formada por partículas de menos de 10 micrones de diámetro. Agrega: “En Santiago, ésta representa aproximadamente un 20% del smog, aumentando cerca del 31% en el centro de la ciudad”.

Al respecto informa que existe un índice de medición de calidad del aire referido a partículas (ICAP) que establece lo siguiente:

SOBRE 500: Corresponde a emergencia ambiental
301-499: Nivel crítico. Pre emergencia
201-300: Malo, con alerta ambiental
100-200: Regular
0-100 : Bueno

Analizando estos índices, el doctor Luis Maya comenta que “no es adecuado para nadie realizar actividades outdoor con niveles de emergencia. Cuando se combinan altas concentraciones de contaminación, elevada humedad y baja temperatura, la población de mayor riesgo no debe realizar actividad física. Y con niveles de preemergencia no deben realizar actividad física los menores de 12 años”.

Síntomas y complicaciones
Luis Maya precisa que los síntomas que producen los altos índices de smog en la población, y fundamentalmente en los deportistas, depende del contaminante, pero en general los más comunes son: tos irritativa, tos productiva, sensación de ahogo, nauseas, cefalea, conjuntivitis, laringitis y rinitis.

Consecuencias mayores de este flagelo en algunos runners dependerán de la condición de salud de cada sujeto. “Una persona con enfermedades preexistentes como asma, bronquitis crónica y cardiopatías, puede tener complicaciones graves. Además se ha encontrado en el smog sustancias capaces de alterar el material genético y otras cancerígenas, por lo tanto el riesgo tiene distintos niveles”, afirma el facultativo.

Sobre si el uso de elementos como mascarillas ayuda a atenuar la polución, el médico de MEDS sostiene que “en algo ayudan, pero es preferible los días con mayor contaminación realizar actividades indoor en lugares bien ventilados. Y de preferencia efectuar ejercicios anaeróbicos, es decir, de mayor intensidad que volumen”.

Ahora si tú no quieres dejar de entrenar al aire libre, elegir un lugar de la ciudad con mejores índices de calidad del aire y correr en las primeras horas de la mañana o las últimas de la noche, puede ser una buena alternativa.

Por otra parte, el doctor Maya revela que el uso de antioxidantes tipo Vitamina C y E es también útil en presencia de formas oxidantes de smog, como monóxido de carbono, hidrocarburos, ozono y óxido de nitrógeno.

Fuente: Revista Run For Life

Sobre Guía KMZero

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

*